Inicio » Congreso » OPINIÓN.- Termina la negra historia de 17 años con diputados de lista en BC
Fotos: Luis Arellano

OPINIÓN.- Termina la negra historia de 17 años con diputados de lista en BC

COLUMNA.- SIN NOMBRE

*     Los que nunca debieron ser

Por: Luis Arellano Sarmiento

MEXICALI. – Si la modificación del inicio del proceso electoral queda firme para diciembre de 2020 y no septiembre como lo estipulaba la anterior ley, la próxima legislatura no estará compuesta por diputados de lista. La reforma constitucional al artículo 15 fue publicada el 24 de julio pasado. Nadie protestó ese cambio.

Con esto acabarán 17 años de tener diputados que no son sometidos al escrutinio del voto popular y que sólo llegaron a la curul representando a la partidocracia y no al pueblo.

La creación de los diputados de lista fue un acuerdo subrepticio que, en términos monetarios, ocasionó al erario el pago de cerca de 60 millones de pesos en salarios caídos a los magistrados que, defendiéndose a un acto ilegal, ganaron un juicio en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Incluso, en la primera legislatura integrada con diputados de lista, uno de los que nadie votó por él, utilizó el fuero constitucional para evadir una orden de aprehensión en su contra, por el delito de evasión de impuestos.

Al grado de que antes de que rindiera protesta, llegaran policías federales para detenerlo, armándose una trifulca protagonizada por gente alcoholizada en defensa del diputado.

La creación de los diputados de lista fue en la legislatura XVII (2001-2004), cuando fueron diputados locales Fernando Castro Trenti, a la sazón del Partido Revolucionario Institucional (PRI), hoy sirviendo intereses del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). También estaba Enrique Acosta Fregoso, quien sigue en el PRI y fue candidato a gobernador en el 2019.

El gobernador era Eugenio Elorduy Whalter del Partido Acción Nacional (PAN), institución política que tenía la mayoría en el Congreso del Estado.

En ese entonces el gobernador apoyó una denuncia de quien fuera Consejero de la Judicatura, Eleazar Verástegui Galicia, quien solicitó juicio político contra 13 magistrados del Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE).

A cambio de votar por la destitución de los magistrados, los diputados del PRI comandados por Castro Trenti, acordaron con el PAN crear los diputados de lista. En su momento lo denunciaron pocos legisladores que no estaban en ese acuerdo, entre ellos Jesús Ruiz Uribe del Partido de la Revolución Democrática (PRD), hoy militante de Morena y delegado federal del gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador.

Y lo que son las cosas, el entonces representante popular que estuvo en contra de los diputados de lista, años más tarde buscó mediante la vía legal ocupar un espacio por esa forma. El tribunal electoral no le concedió la razón.

La destitución de esos 13 magistrados ocasionó una demanda de los afectados ante la SCJN, misma que ganaron y además de obtener su reinstalación, se les pagó cerca de 60 millones de pesos en salarios caídos.

Pero llegó la XVIII Legislatura (2004-2007) y con ellos los diputados de lista, hasta antes el Congreso del Estado estaba integrado por 16 diputados electos por el principio de mayoría relativa, es decir, los que ganaban las votaciones en la misma cantidad de Distritos Electorales; también por nueve diputados que llegaba por el principio de representación proporcional, que eran los candidatos que competían en los Distritos, no obtenían el triunfo pero por la cantidad de votos se ganaban un espacio para integrar el Congreso del Estado.

Con la modificación al principio de representación proporcional, cada partido político proponía una lista para que llegara a la curul gente sin competir en la elección por el sufragio directo y efectivo, de hecho, antes de la votación ya había quienes tenían asegurado ese encargo popular.

Primero era un diputado “de tierra” (que competía y perdía con buen porcentaje de votos) y luego era uno de lista, intercalados, sin embargo, posteriormente otra reforma les dio la oportunidad a los partidos de decidir qué forma tenía prioridad a la hora de asignar diputaciones, por supuesto preferían a los diputados de lista por encima de los “de tierra”.

Los primeros diputados de lista en la historia de Baja California fueron Eligio Valencia Roque y Mario Madrigal Magaña del PRI, también Roberto Gallego Gil del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y Abraham Correa Acevedo del PRD.

Valencia Roque era dueño absoluto del periódico El Mexicano, en ese entonces con tiraje importante, pero ahora muy disminuido por la disputa del poder entre la familia, pues el también líder de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) cedió en vida la propiedad del periódico.

El gobierno federal encabezado por Vicente Fox Quesada, descubrió e imputó a Valencia Roque delito de evasión de impuestos y decretaron orden de aprehensión contra el dueño del periódico, paradójicamente el líder de la CTM mantenía a sus empleados pagándoles en efectivo y fuera del seguro social.

Durante meses Valencia Roque estuvo escondido. Hay quienes dicen que el día de la toma de protesta entró al Congreso del Estado oculto en una cajuela de automóvil. Cuando se llegaba la hora apareció en el salón plenario. Fue cuando dos agentes federales lo abordaron, se identificaron y le enseñaron una orden de aprehensión en su contra.

El imputado entraba en funciones de diputado al primer segundo del día siguiente. “Levanta la mano en señal de la toma de protesta”, le gritaron a Valencia Roque, y lo hizo con el brazo temblando. Todavía no entraba en funciones. Con la cara desencajada, confusión e incertidumbre, Castro Trenti del PRI y Francisco Blake Mora del PAN, se la pasaban hablando por teléfono. Era el 30 de septiembre de 2004.

Se creó una trifulca pues gente alcoholizada que defendió al casi diputado, golpearon a los dos agentes federales. Todo fue un caos. Se rumoró que llegaría un avión de México para detener a Valencia Roque. Al final el diputado rindió protesta y con el fuero constitucional pudo evadir la acción de la justicia por los siguientes tres años. Para protegerlo, a los días vino a Mexicali el dirigente nacional del PRI, Roberto Madrazo Pintado.

En esa misma XVIII Legislatura, fue diputado de lista Madrigal Magaña, hombre incondicional a las órdenes de Jorge Hank Rhon.

Tres años después llegó la XIX Legislatura (2007-2010), y por la modalidad de diputados de lista los priistas Alcide Roberto Beltrones Rivera y Enrique Acosta Fregoso, este último uno de los orquestadores de esa forma de representación proporcional en su paso por el Congreso años antes. También llegó a una curul Juan Macklis Anaya del PVEM, partido político con escasa votación pero que mediante alianzas acuerda cargos de elección popular.

Para la XX Legislatura (2010-2013), contrario a dos elecciones antes, el PAN tuvo una derrota abrumadora, lo que ocasionó que además de los que compitieron, pero que obtuvieron buen porcentaje de votos, llegaron al Congreso mediante la vía plurinominal de lista Lizbeth Mata Lozano y Gustavo Magallanes Cortes. Por el PRD Francisco Sánchez Corona.

En la Legislatura XXI (2013-2016), sin someterse al escrutinio público llegaron a diputados Cuauhtémoc Cardona Benavidez del PAN, René Mendívil Acosta del PRI, Alcibíades García Lizardi de Partido Movimiento Ciudadano (MC) y Julio César Vázquez Castillo del Partido del Trabajo (PT).

Desde esos años hubo la propuesta de desaparecer los diputados de lista, pero los legisladores no lo tomaron en cuenta, incluso le dieron más poder a la partidocracia con una reforma para que los partidos decidieran si los de lista o los “de tierra” tenían prioridad al elegir escaños.

Para ese entonces ya eran 17 los distritos Electorales en Baja California, y por ende ocho los diputados de representación proporcional.

Del 2016 al 2019, los diputados plurinominales de lista en la Legislatura XXII fueron Patricia Ríos López del PRI, Luis Moreno Hernández del Partido Encuentro Social (PES), Job Montoya Gaxiola de MC y Víctor Morán Hernández de Morena, este último quien presentó la iniciativa de reforma para cambiar el actual periodo de gobierno estatal de dos a cinco años, hecho que fue calificado por la SCJN como un intento de fraude a la constitución por lo que no prosperó.

La actual legislatura XXIII solo durará dos años (2019-2021), con los diputados de lista del PAN Loreto Quintero Quintero y Miguel Bujanda Ruiz, aunque este último llegando a la curul decidió dejar ese partido y ahora actúa afín a los intereses de Morena. También plurinominal es Elí Topete Robles del MC y David Ruvalcaba Flores del PRI.

La eliminación de los diputados de lista no fue combatida legalmente, como sí lo fue la intención reciente de que el siguiente gobierno estatal fuera de tres años, y como sí lo es la reforma denominada “ley gandalla”, que posibilita a los diputados, alcaldes y regidores a buscar la reelección haciendo campaña sin pedir licencia en el cargo.

La partidocracia ha hecho y sigue haciendo daño, porque representar intereses cupulares de partido no es representar el pueblo. A menudo el presidente de partido se ponía en el número uno de la lista, o los registrados también competía por el principio de mayoría relativo, por si no entraban en una forma, lo hicieran de la otra.

Al final de esta legislatura serán 17 años los que existieron diputados de lista, si no hay sorpresas, el siguiente congreso será integrado solamente por gente que se sometió al escrutinio público mediante el voto libre, secreto, directo y efectivo.

29 de julio de 2020

Mira También

Rinden protesta Concejales de San Quintín, el sexto municipio de BC

*     La ceremonia se realizó en sesión solemne de la Vigésima Tercera Legislatura Por: …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.